domingo, 27 de junio de 2010

nino


El simpático nino, un puro nervio que no para de correr de un lado para otro, me cuesta mucho pillarle en un momento parado, como en este caso, disfrutando de un sabroso hueso.

Olympus E-30, Tamron 300mm f2.8 + multiplicador EC14

3 comentarios:

ercanito dijo...

La comida siempre es un buen acicate para tranquilizar a los perros. Con tanta focal te ha quedado un profundidad de campo perfecta. Me gusta.

ercanito dijo...

La comida siempre es un buen acicate para tranquilizar a los perros. Con tanta focal te ha quedado un profundidad de campo perfecta. Me gusta.

Mª Angeles y Jose dijo...

jajajajajaja que bonito!!

Tienes que estar muy entretenido con este bonito perro.

besos